Curación de contenidos


Community Manager / viernes, noviembre 24th, 2017

CURACIÓN DE CONTENIDOS: EL COMMUNITY MANAGER ESCOLAR

No ha sido la primera vez que me he metido a realizar un proceso de curación de contenidos. Es cierto que mi experiencia en el mundo de la curación no es, lo que pueda decirse, muy dilatada, ya que lo que más he realizado por estos lares ha sido la creación de contenido para posteriormente distribuir en diferentes plataformas y formatos.

La curación de contenidos es realmente una tarea que precisa pericia y entrenamiento: buscar, recopilar, filtrar y seleccionar información no es tarea sencilla. Creo que cada día será más ardua.

Sin duda la curación ofrece una gran cantidad de ventajas desde un punto de vista estratégico. En muchas ocasiones se inicia un proceso de esta índole para encontrar temáticas que tratar o temas de actualidad en una red social en concreto para usarlo con diferentes fines: ganar lecturas, captación de nuevos seguidores, etc. Ni que decir tiene que SEO y curación se llevan bien, no por la curación en sí, sino por la repercusión que un contenido curado genera en el número de visitas, likes y shares del mismo, por no hablar de los seguidores, que con una buena estrategia de content curation comienzan a subir como la espuma.

USANDO SYMBALOO PARA LA ACTIVIDAD PROPUESTA

Una vez leída la actividad y vistos los materiales precisos, me he propuesto llevar a cabo la ejecución de un symbaloo que fuera muy sencillo. He establecido tres áreas de contenido. En la dos columnas de la izquierda he colocado algunos posts y artículos que tratan sobre la figura del CME (Community Manager Escolar) de una forma clara, pese a encontrar algunos que no se centran en el ámbito educativo pero que son realmente valiosos. Las dos columnas más a la derecha dan cuenta de diferentes Webs que ofrecen herramientas de gran utilidad (la mayor parte de ellas gratuítas) y una entrada con 100 Apps de uso para el CME. Las celdas centrales las he reservado para ofrecer algunos de mis gestores y aplicaciones que considero esenciales, así como algunos programas de edición de imagen.

Os dejo a continuación el symbaloo en cuestión, aunque me ha resultado muy interesante, por lo que probablemente, según saque tiempo, lo amplíe más. Se me iban quedando cosas en el tintero.

¿CÓMO CURAR CONTENIDOS Y ACERTAR?

Creo que hay algunos aspectos en los que hemos de fijarnos que pueden ser de auténtica relevancia para marcar el éxito de nuestra curación.

  1. Conocer a nuestro público: igual que un maestro no nos seguirá si publicamos contenido sobre agricultura (por muy buena que sea la información ofrecida), en el ámbito escolar habremos de ofrecer un contenido de calidad que nuestras familias, estudiantes y, creo que no podemos olvidarlo, otros Colegios o empresas del sector consideren consumibles. Por tanto creo que el proceso de curación comienza conociendo bien a nuestros lectores o seguidores.
  2. Búsqueda y filtrado: una vez que tenemos clara la temática y los contenidos a tratar, deberemos llevar a cabo una búsqueda que irá desde Webs hasta vídeos pasando por redes sociales, blogs… Aquí nos serán de gran utilidad herramientas tipo FLipboard, Scoop.it, etc. Y el filtrado… ¡esencial! El qué queremos contar lo sabemos, el contenido a curar lo tenemos pero… si no filtramos, la calidad del producto dejará mucho que desear sí o sí, con lo que el receptor no volverá a perder tiempo viendo nuestro producto exento de filtros.
  3. Organización: Aquí os cuento mi “truco” o estrategia para organizarme en estas cosas. Dibujo fatal. Siempre he dicho que es mi vocación frustrada, pero realmente es terrible el momento en el que me pongo a dibujar. Afortunadamente tengo otras vías de expresión artísticas que me permiten realizar este lado mío… Expongo esto porque voy a hablar de Visual Thinking. No saber dibujar no impide llevar a cabo un buen proceso al respecto. Os dejo una imagen que me gusta mucho para hablar de estos temas. Así la tarea es sencilla. ¿Cómo lo hago yo?
    • En una hoja A3, o en papel de rollo o pizarra blanca… Preparo unos cuantos rotuladores, cada color con un fin:
      • Negro: evidencias encontradas. A cada anotación en negro le acompaña un post-it con la dirección Web.
      • Rojo: acciones que voy a llevar a cabo con lo que he escrito en negro. Aquí juego con la planificación. Yo le doy siempre tres números: 333 (por cada contenido hago 3 artículos nuevos, los comparto en 3 redes diferentes y creo 3 recursos). En función de la relevancia del contenido puede ser un 131, 244… y así. Trabajar con un equipo que desde cero ha comenzado con esta forma de organizarse funciona bien.
      • Azul: el mundo outline, es decir, lo físico, qué voy a hacer con ello: vamos a dar una charla, un curso, una visita a algún sitio, un evento especial…
      • Verde: el verde me sirve para solapar evidencias con lo que voy a escribir en azul.
    • Próximamente os dejaré  un ejemplo de lo que estaba haciendo hace un ratito (aunque no tengo post-it hoy…)  Una vez con unas cuantas fuentes interesantes y con las ideas bien claras, sólo hay que ponerse a funcionar… Aunque este es mi proceso, imagino que a cada uno le servirá aquel que cree específicamente en base a un factor especialmente importante: autoconocimiento, y en base a otro: logro.
    • Cuando lo hacemos en digital (colaborando con varias personas) el proceso es muy similar, nos valemos de pocket para hacer esa compilación y One Note se convierte en nuestro Din A3. Muy recomendable, por cierto. Su última versión es alucinante.
  4. TRANSFORMACIÓN: Si os dais cuenta, lo que aparece en rojo podríamos llamarlo pauta de transformación y lo que se sitúa en azul y verde son acciones secundarias (no por tener menos valor, sino porque son secundarias al contenido curado) Es decir, a través de este trabajo, creamos acciones, nuevas estructuras y nuevos contenidos que podrán ser curados por otros para poder transformarse nuevamente.
  5. FASE FINAL:
    1. Share: tenemos que llegar a los demás. Si la acción se queda en redes, blog, deben ser leídos y la gente ha de interactuar. No puede quedarse en nuestro círculo cerrado. El uso de etiquetas, hashtags, etc., juega aquí un papel fundamental, pero no es el momento de crearlos, tienen que haberse creado casi desde el paso 1.
    2. Medir – Evaluar: Siempre digo que toda acción que no se evalúe no merece ser llevada a cabo. Si no medimos no nos conocemos. No sabemos qué gusta a la audiencia, a qué horas nos leen más, temas en función de momentos del día, incluso por días. Qué pasa en festivos, en vacaciones, en Navidad. ¿Conocemos los hábitos de nuestros usuarios? ¿Conocemos si nos leen en Chrome, en Explorer, Edge, Safari, Mozilla, etc.? ¿Determina nuestras acciones? (creo que bastante) y lo hacen desde tablets, pc, smartphone, y en tal caso ¿desde qué sistemas? ¿iOs, Android, Windows Phone? Aunque ahora todo es bastante Responsive conocer estos datos, sobretodo si integramos apps o webapps en nuestra Web, blog… será de utilidad. No medir es no hacer. No medir es como tener la mejor visión en un mundo en el que todos ven lo que hacemos menos nosotros mismos porque no miramos y nos tapamos los ojos y oídos.

Pues hasta aquí (con el compromiso de subir una imagen de mi proceso…) mi reflexión sobre la curación de contenidos y mi Symbaloo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *